La mies es abundante pero los trabajadores son pocos